Bienvenido a la luz, al acierto y al desconcierto, a lo que acaba, a lo que empieza o a lo que no está Pero siempre hacia delante y mirando hacia atrás solo para sonreir

viernes, 6 de julio de 2007

Miranda do Douro

Tú, viejo Duero, sonríes
entre tus barbas de plata
moliendo con tus romances
las cosechas mal logradas


Y entre los santos de piedra
y los álamos de magia
pasas llevando en tus ondas
palabras de amor, palabras.


Quién pudiera como tú,
a la vez quieto y en marcha,
cantar siempre el mismo verso
pero con distinta agua.

3 comentarios:

icecold1967 dijo...

Cool

Alfonso dijo...

los arribes..... Como se nota tu vena zamorana!!!!!

Ocellum dijo...

Me encanta, la sabía de memoria.

Y recuerdo cuando se la susurraba a alguien al oído en el Paseo Alto de Cáceres...

El Padre Duero, desde la Laguna Negra hasta más allá de los Arribes (y no las Arribes), en Oporto.